Conóceme

Nací y me crié en el barrio de A Residencia, estudié en el colegio Divino Maestro y posteriormente completé mis estudios en el Colegio San José. Desde pequeña siempre he visto a Lugo como la mejor ciudad del mundo, esa maravillosa ciudad que con ojos de niña siempre idolatramos porque está asociada a nuestra infancia, a nuestras primeras experiencias y al hecho de ser el cuadro que pinta y detalla el proceso de crecer y madurar como personas.

Pero según abandonas esa visión, maduras y te conviertes en una adulta y tienes tu propia familia, empiezas a preocuparte de la ciudad que tus hijos tienen, de la mejor ciudad que podría llegar a ser para tus vecinos y no solo para tu familia. Lo piensas y te das cuenta de que el estado de abandono, de aletargamiento y envejecimiento de la ciudad solo tiene un culpable, la política de siempre y sus profesionales.

No quisiera que mi hijo el día de mañana me diga que para labrarse un futuro tiene que dejar Lugo y abandonar a su familia. No lo quiero para mí ni para ningún lucense. Por eso me presento a alcaldesa de mi ciudad, porque es hora de que profesionales de la sociedad civil que trabajamos duro cada día lideremos la política local. Debemos ser nosotros quienes hagamos política para los ciudadanos porque los políticos profesionales han hecho y harán solo su política, preocupados sólo de sus carreras y de su futuro a costa del futuro de todos los lucenses.

Si algo me motivó a dar el paso hace cuatro años y conseguir de la nada que Ciudadanos tuviera dos concejales, sin recursos algunos y sin que nadie nos conociera, fue la creencia de que se pueden cambiar las cosas. La misma creencia que me motivó a abrir mi propio negocio cuando en plena cirsis me vi sin trabajo. Y en cambio, mientras luchaba cada día por levantar mi negocio, veía como nuestros políticos vivían de la política sin hacer nada por nosotros. Podía quejarme y lo hacía, pero decidí que con la queja no basta, que es necesario que personas anónimas como nosotros entremos en politica para no dejar que estos profesionales de la política hagan y deshagan a su antojo. 

¿Te has preguntado cuántos años llevan estos políticos viviendo y aprovechándose de nuestra confianza? Cada cuatro años se acuerdan de nosotros, y luego se olvidan de quien los puso ahí y para qué. Yo quise y quiero cambiar eso, y durante esta legislatura hemos presentado numerosas propuestas. Hemos puesto de manifiesto la ineficaz gestión económica llevada a cabo estos años; hemos demostrado que en política hay que ser valientes a la hora de tomar decisiones, manteniéndonos al margen de otro tipo de influencias. Hemos reivindicado la necesidad de un nuevo colegio público en el Cuartel de San Fernando, la revitalización del Barrio de A Residencia, la agilidad en la tramitación de licencias, la conversión de O Vello Cárcere en un verdadero espacio de creación y apoyo artístico, la puesta en valor de la Plaza de Abastos y el Mercado… Han sido decenas de propuestas las presentadas estos años en el ámbito económico, social y de gestión, para conseguir un Lugo de futuro y de oportunidades. Una ciudad que cuente con un gobierno dispuesto a dialogar y a llegar acuerdos, que facilite que las distintas iniciativas dirigidas a mejorar nuestro entorno se lleven a cabo. 

Y hemos logrado eso con solo dos concejales, imagínate si logramos que nuestra voz, tu voz, retumbe con más fuerza en el Concello. Para mí sería un honor contar con tu confianza el próximo 26 de mayo. 

Con sentido común y esfuerzo, se puede hacer de Lugo una gran ciudad del s XXI en la que se pueda vivir cómodamente y tener oportunidades. ¡Vamos Lugo!